Un dormitorio perfecto para un sueño ideal

Un dormitorio ideal para un sueño óptimo debe ser un espacio tranquilo, cómodo y relajante que promueva el descanso y la relajación. Aquí hay algunas características que pueden contribuir a crear un dormitorio perfecto para un sueño ideal:

  1. Colchón y almohadas de calidad: Un colchón firme y cómodo, junto con almohadas de apoyo adecuadas, son fundamentales para un sueño reparador. El colchón debe adaptarse a las preferencias individuales de firmeza y soporte.
  2. Ropa de cama suave y cómoda: Sábanas, fundas de almohadas y mantas suaves y transpirables pueden crear un ambiente acogedor y cómodo para dormir.
  3. Temperatura adecuada: El dormitorio debe mantenerse a una temperatura fresca y confortable, generalmente entre 18 y 22 grados Celsius. Un ambiente demasiado caliente o demasiado frío puede dificultar el sueño.
  4. Oscuridad y silencio: Las cortinas opacas o persianas pueden bloquear la luz exterior y crear un entorno oscuro propicio para dormir. Además, reducir o eliminar fuentes de ruido externas, como el tráfico o los dispositivos electrónicos, puede ayudar a promover un sueño más tranquilo.
  5. Evitar dispositivos electrónicos: Se recomienda evitar el uso de dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles, tablets y computadoras, al menos una hora antes de acostarse. La luz azul emitida por estos dispositivos puede interferir con la producción de melatonina, la hormona del sueño.
  6. Ambiente relajante: Añadir elementos que promuevan la relajación, como plantas, velas aromáticas, música suave o sonidos de la naturaleza, puede crear un ambiente tranquilo y relajante que facilite el sueño.
  7. Aire fresco: Mantener una buena ventilación en el dormitorio puede ayudar a mantener el aire fresco y limpio, lo que puede mejorar la calidad del sueño.
  8. Eliminar distracciones: Mantener el dormitorio libre de desorden y distracciones innecesarias puede ayudar a crear un ambiente sereno y calmado que favorezca el sueño.

Características en el diseño y la organización del dormitorio

Al incorporar estas características en el diseño y la organización del dormitorio, es posible crear un espacio propicio para un sueño óptimo y reparador.

Una cama práctica.

Es muy sustancial seleccionar una cama o un colchón que parezca práctico para usted. Cada individuo tiene sus propias características físicas, por lo cual es aconsejable evaluar una cama o un colchón antes de adquirirlo. Las críticas de los profesionales difieren cuando hablamos de la controversia de cuánto tiempo requiere un individuo para abarcar que está satisfecha con una cama o un colchón – algunos aseguran que 15 minutos de prueba van a ser suficientes, otros insisten en pedir sólo a las tiendas que tienen un servicio de un tiempo para probar de no menos de 30 días. Acuérdese que un colchón debe ser de rigidez moderada y recto para ser servible para su posición.

Ropa de cama.

Es preferible que elija ropa de cama llevada a cabo de fibra natural en colores tranquilizantes. El material va a ser satisfactorio para su piel y no provocará reacciones alérgicas. Según varios estudios, los colores más relajantes son los tonos azules. No obstante, los tonos apagados y polvorientos de otros colores además tienen un efecto calmante. Entre ellos están el azul despacio, el azul gris, el azul acuático, el verde pálido, el rosa polvoriento, la lavanda, el beige y el gris pálido. Lo primordial aquí es seleccionar un color que no ofenda a la visión.

Un color de dormitorio.

Según las indagaciones, la gente que duermen en cuartos azules, amarillos, verdes o plateados duermen más intensamente y por más tiempo comparando con los que tienen cuartos rojos, grises, marrones o morados.

Se puede decir que no hay distingue en el color de las paredes de su dormitorio, puesto que es oscuro en su cuarto cuando se duerme de todos métodos. Tienes razón. El color de las paredes de tu dormitorio influye en la calidad de tu sueño en menor medida que la calidad de tu despertar. Entonces, puede perjudicar a su estado de arrojo, la alegría, la concentración, la disposición para ponerse a trabajar, etc.

Ruido.

Es un hecho que el escuchado humano siente los mismos sonidos silenciosos y fuertes cuando un hombre está intentando de dormirse. Por eso los pasos de un perro/gato y la roca dura en el hogar de un vecino irritan por igual. Para tener un óptimo sueño nocturno, hay que llevar a cabo todo lo viable para achicar tales ruidos no sólo para el instante en que se comienza a adormecer, sino además para toda la noche porque tienen la posibilidad de despertarle y puede ser complicado que se vuelva a reposar. Para este propósito, puedes utilizar apps de ruido blanco. Hablamos de programas destacables con un ruido concreto grabado. Protege’ su escuchado de los ruidos no amigables cuando duerme y le brinda un sueño más profundo y relajante.

Además, existe la teoría de que los ruidos que nos cubren mientras dormimos influyen en nuestros sueños. Nuestro entendimiento los siente y examina. Puede ser una de las causas por las que poseemos pésimos sueños.

La temperatura en un dormitorio.

Los investigadores aseguran que, para tener dulces sueños y un sueño placentero, la temperatura impecable en un dormitorio no es mayor a 24°C ni inferior a 12°C. Una temperatura especial está entre 16 y 20°C (60-68°F). Debería ser más baja que la de un dormitorio interior, terminantemente. Deberías estar envuelto en aire fresco mientras duermes para que tu cerebro sea abundante en oxígeno.

Luz.

Hay muchas ediciones de por qué la multitud duerme durante la noche. Una de ellas asegura que es una oposición natural de nuestro cuerpo a los ciclos del día y la noche. Por eso, cuando sea el instante de reposar durante la noche, es preferible apagar todas las luces (o por lo menos atenuarlas). Esto hará más fácil el desarrollo de dormirse para usted y lo va a hacer más profundo.

Un dormitorio es sólo para el sueño y el sexo. Deje el hábito de utilizar su dormitorio como oficina, salón de estar y comedor simultáneamente. Lo mismo sucede con su cama. No trabajes o comas en la cama. Forma un reflejo: cuando mires tu cama, tu cerebro y tu cuerpo tienen que comenzar a prepararse para reposar. Además, intenta no almacenar aparatos electrónicos (televisores, ordenadores, portables, teléfonos móviles) en tu dormitorio, fundamentalmente cerca de la cama. La radiación que emiten puede provocar muchas patologías aterradoras y hacer más difícil un sueño nocturno profundo.

Calidad del aire.

La proporción de oxígeno en nuestro cuerpo (el cerebro en particular) define la calidad de nuestro sueño. Por eso siempre debe existir aire fresco en su dormitorio (no sólo en el momento que está durmiendo). Se sugiere usar humidificadores en invierno y deshumidificadores en verano. O puede abrir una ventana a lo largo de una noche o en el transcurso de un lapso en el que se enlista para proceder a la cama para dejar ingresar aire fresco. Es más servible si vives en una localidad contaminada.

Hay cosas a las que comúnmente no atendemos, pero que juegan un papel considerable en el avance habitual de nuestras ocupaciones. Puedes suavizar algún inconveniente de sueño con tus propias manos. Mire cerca de su dormitorio y tome las medidas que corresponden si hay algo que logre perturbar su sueño relajado.